fbpx

Es una afección que se manifiesta generalmente en la piel del rostro, pecho y espalda.

Se debe principalmente a la proliferación de la bacteria propionibacterium acnés, a la obstrucción de los poros, a cambios hormonales y mayor secreción de sebo.

El acné suele aparecer mayormente en jóvenes que están entrando a la etapa de la pubertad. En esta etapa es donde se generan grandes cambios hormonales, pero también puede aparecer o reaparecer en adultos.

Se manifiesta principalmente en lesiones que suelen ser granos, comedones (puntos negros), erupciones en la piel, pústulas (espinillas), entre otros.

Sabemos que no existe una forma de evitar la manifestación del acné, pero sí podemos seguir ciertas recomendaciones para que el impacto de este no sea tan fuerte, como, por ejemplo:

  • Mantener una higiene del rostro por las mañanas y noches.
  • Aplicar productos tópicos específicos para pieles con este tipo de afección y que sean libres de aceites.
  • Utilizar fotoprotector libre de aceites y no comedogénico.
  • No tocar los granos.
  • Evitar el contacto del pelo con la zona afectada.

Los tipos de acné más comunes son:

  • Acné pre – adolescente: Aparece entre los 9 y 11 años, generalmente en la zona T (frente, nariz y mentón).
  • Acné pre – menstrual: Lesiones generalmente puntuales que aparecen previo o durante el período menstrual.
  • Acné comedogénico: Se manifiesta con la aparición excesiva de comedones (puntos negros).
  • Acné pustuloso: Se manifiesta con la aparición de lesiones inflamatorias con pus (espinillas).

Lo recomendado, incluso realizando una rutina de cuidado adecuada para prevenir y eliminar el acné, es consultar con un Dermatólogo para poder analizar cada caso y entregar el tratamiento específico para cada paciente.