fbpx

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, actúa como una barrera de agentes externos, como de bacterias.  Por lo tanto, el cuidado que le damos es muy importante para mantenernos protegidos.

Existen diferentes tipos de piel según pigmentación y también normal, seca, grasa o mixta.

Existen 6 tipos de piel debido a la presencia de MELANINA, sustancia encargada de entregar la pigmentación en nuestra piel, ojos y cabello. La principal función de esta sustancia es proteger a nuestra piel de la radiación solar. Cuanta mayor cantidad de melanina y oscura es la piel, mayor protección de rayos UVA, a la inversa, entre menos melanina más clara la piel, menos protección solar.

 

 

A continuación, podrás revisar que tipo de piel tienes según la clasificación Fitzpatrick:

  • Tipo I: Piel muy clara y muy sensible. Suelen quemarse con mucha facilidad y nunca se broncea.

Protección solar factor 50.

  • Tipo II: Piel clara y sensible. Suelen quemarse con facilidad y pueden lograr broncearse lentamente.

Protección solar factor 50

  • Tipo III: Piel clara. A la exposición al sol logran broncearse y rara vez se queman.

Protección solar factor 30 como mínimo.

  • Tipo IV: Piel morena clara. No suelen tener problemas al broncearse.

Protección solar factor 30 como mínimo.

  • Tipo V: Piel morena oscura. Se broncea con mucha facilidad y no requiere estar mucho tiempo al sol para estar moreno.

Protección solar factor 15 como mínimo.

  • Tipo VI: Piel oscura. Es casi imposible quemarse y se broncean fácilmente.

Protección solar factor 15 como mínimo.

Cada tipo de piel debe aplicarse bloqueador cada 2 a 3 horas al día.

Es importante tomar sol diariamente para la metabolización de vitamina D. El peligro está en una exposición excesiva y la no protección solar.